¿Quiénes son las 7 personas a las que el Estado ha matado este año?

7 varones han muerto por uso de fuerza de la Policía en lo que va de 2019 

1.           Pedro J. Cruz Nuñez, 17 años, fue ultimado el 9 de enero. La Policía alega que, en una intervención de un vehículo hurtado, Pedro no respondió a los comandos verbales de los oficiales, aceleró el auto e impactó a uno de los agentes, que resultó levemente herido. Los otros oficiales repelieron la agresión disparándole y matándolo.

 

2.         Randy Torres López, 26 años, ultimado el 14 de enero. Agentes de la Policía, respondiendo a llamadas sobre detonaciones, alegan haber observado a Randy con un arma e intentaron detenerlo. Alegadamente Randy se fue corriendo y, en la persecución, los agentes le dispararon. 

La abuela de Randy alega que “la Policía lo persiguió a tiros, impactándole varias veces en la espalda. El relato de que Randy se batió a tiros con la Policía es mentira. Él no tenía arma porque él se tiró el suéter hacia arriba, como quien dice ‘yo no tengo na’. Él no tenía bolsillos”.

 

3.         Carlos Javier Betancourt, 17 años, ultimado por el Agte. José Zayas Simmons el 29 de enero en Santa Isabel. En respuesta a una intervención de vehículo hurtado, dos agentes persiguieron a Carlos y a otro individuo.  Alegadamente se entabló una persecución a pie y, en un callejón, el agente Zayas Simmons le disparó a Carlos Javier, quien NO estaba armado.  

4.         Anthony Maldonado Avilés, 32 años, paciente de epilepsia ultimado por el Agte. Fontaigne (acompañado del Agte. Saúl Pérez, quien conocía de la situación médica del joven ) en Jayuya el 17 de febrero. La Policía alega que dos agentes acudieron a una residencia tras ser alertados sobre un “hombre agresivo” portando un machete. Los Policías llegan a la residencia de la madre de Anthony, le dan el alto y, alegadamente, Anthony hizo caso omiso e intentó atacar a uno de los policías. En respuesta, el Agte. Fontaigne le disparó y lo mató.

Según la familia, dos agentes acudieron a la residencia de Elsa Avilés en respuesta a la llamada telefónica realizada por ella misma al 911, pidiendo ayuda por la crisis que atravesaba su hijo. Cuando llegaron los agentes, no intentaron mitigar la situación tensa con estrategias no violentas como es su obligación. A Anthony se le cayó su machete y se encontraba a más de 12 pies de distancia de los agentes cuando le dispararon. Los agentes también dispararon a Elsa y su hermano Gerardo. En la residencia todavía hay evidencia de los impactos de bala en las paredes.

 

5.         Edgardo Torres Gómez, 46 años, guardia de Corrección, ultimado el 5 de mayo en Arecibo por el Agte. José López Sánchez. José López Sánchez y Edgardo Torres sostuvieron una discusión de carro a carro por este último alegadamente manejar en zig zag. Ambos se bajaron de sus vehículos. López Sánchez le dio comandos verbales identificándose como agente de la Policía y pidiéndole que tirara el arma al piso. Alegadamente Torres Gómez no respondió y el Policía le disparó varias veces.  

 

6.         Giovanni Rivera Reyes, 40 años, paciente diagnosticado con esquizofrenia, ultimado el 8 de mayo por un disparo del Agte. Guillermo Romero. Según la Policía, Giovanni hizo un carjacking y, por conducir en exceso de velocidad, volcó el vehículo cerca del Colmado Pepín. Luego caminó hacia el colmado, donde trató de abrir la caja registradora. El agente Romero, franco de servicio, intervino. Alegadamente, el agente realizó comandos verbales, pero Giovanni no respondió y el policía le disparó. Medios de comunicación también han reportado que, en lugar de un carjacking, la víctima había tomado el vehículo de una vecina, no se sabe si con su consentimiento.

 

7.          Wesley A. Ortíz de Jesús, 15 años, murió herido de bala en el residencial Jardines del Oriente en Humacao el 8 de mayo. La Policía informó que el joven andaba armado y, al alegadamente no obedecer los comandos de los agentes, en “defensa propia” le dispararon. Según vecinos del residencial, el arma que alegadamente tenía el joven ya se había caído al piso cuando le dispararon. "Lo pueden coger vivo, someterle caso por el arma, por lo que sea pero no, sin piedad ninguna, le dieron cuatro tiros por la espalda”, dijo uno de los vecinos.  

 

Si es estrictamente necesario utilizar la fuerza, la policía está obligada a hacerlo de forma:  

                  1. Razonable

                  2. Proporcional  

                  3. Escalonada

 

                  Que un agente del Estado asesine a un ser humano sin adherirse a las leyes y políticas de uso de fuerza NO es defensa propia. Es ejecución extrajudicial. 

               Exigimos se presenten cargos criminales a los agentes que abusan de la fuerza. 

¡El trabajo de la Policía NO es matarnos! 

#DefensaPropiaOEjecuciónExtrajudicial

#AgitaYTransforma #OjoALaPolicía  



 

 ¡El trabajo de la Policía no es matarnos!

7           personas ya han fallecido por uso de fuerza de la Policía en 2019

 

1.           Pedro J. Cruz Nuñez, 17 años, fue ultimado el 9 de enero. La Policía alega que, en una intervención de un vehículo hurtado, Pedro no respondió a los comandos verbales de los oficiales, aceleró el auto e impactó a uno de los agentes, que resultó levemente herido. Los otros oficiales repelieron la agresión disparándole y matándolo.

 

2.         Randy Torres López, 26 años, ultimado el 14 de enero. Agentes de la Policía, respondiendo a llamadas sobre detonaciones, alegan haber observado a Randy con un arma e intentaron detenerlo. Alegadamente Randy se fue corriendo y, en la persecución, los agentes le dispararon. 

 

La abuela de Randy alega que “la Policía lo persiguió a tiros, impactándole varias veces en la espalda. El relato de que Randy se batió a tiros con la Policía es mentira. Él no tenía arma porque él se tiró el suéter hacia arriba, como quien dice ‘yo no tengo na’.’Él no tenía bolsillos”.

 

3.         Carlos Javier Betancourt, 17 años, ultimado por el Agte. José Zayas Simmons el 29 de enero en Santa Isabel. En respuesta a una intervención de vehículo hurtado, dos agentes persiguieron a Carlos y a otro individuo.  Alegadamente se entabló una persecución a pie y, en un callejón, el agente Zayas Simmons le disparó a Carlos Javier, quien NO estaba armado.  


 

4.         Anthony Maldonado Avilés, 32 años, paciente de epilepsia ultimado por el Agte. Fontaigne en Jayuya el 17 de febrero. La Policía alega que dos agentes acudieron a una residencia tras ser alertados sobre un “hombre agresivo” portando un machete. Los Policías llegan a la residencia de la madre de Anthony, le dan el alto y, alegadamente, Anthony hizo caso omiso e intentó atacar a uno de los policías. En respuesta, el Agte. Fontaigne le disparó y lo mató.

 

Según la familia, dos agentes acudieron a la residencia de Elsa Avilés en respuesta a la llamada telefónica realizada por ella misma al 911, pidiendo ayuda por la crisis que atravesaba su hijo. Cuando llegaron los agentes, no intentaron mitigar la situación tensa con estrategias no violentas como es su obligación. A Anthony se le cayó su machete y se encontraba a más de 12 pies de distancia de los agentes cuando le dispararon. Los agentes también dispararon a Elsa y su hermano Gerardo. En la residencia todavía hay evidencia de los impactos de bala en las paredes.

 

5.         Edgardo Torres Gómez, 46 años, guardia de Corrección, ultimado el 5 de mayo en Arecibo por el Agte. José López Sánchez. José López Sánchez y Edgardo Torres sostuvieron una discusión de carro a carro por este último alegadamente manejar en zig zag. Ambos se bajaron de sus vehículos. López Sánchez le dio comandos verbales identificándose como agente de la Policía y pidiéndole que tirara el arma al piso. Alegadamente Torres Gómez no respondió y el Policía le disparó varias veces.  

 

6.         Giovanni Rivera Reyes, 40 años, paciente diagnosticado con esquizofrenia, ultimado el 8 de mayo por un disparo del Agte. Guillermo Romero. Según la Policía, Giovanni hizo un carjacking y, por conducir en exceso de velocidad, volcó el vehículo cerca del Colmado Pepín. Luego caminó hacia el colmado, donde trató de abrir la caja registradora. El agente Romero, franco de servicio, intervino. Alegadamente, el agente realizó comandos verbales, pero Giovanni no respondió y el policía le disparó. Medios de comunicación también han reportado que, en lugar de un carjacking, la víctima había tomado el vehículo de una vecina, no se sabe si con su consentimiento.

 

7.          Wesley A. Ortíz de Jesús, 15 años, murió herido de bala en el residencial Jardines del Oriente en Humacao el 8 de mayo. La Policía informó que el joven andaba armado y, al alegadamente no obedecer los comandos de los agentes, en “defensa propia” le dispararon. Según vecinos del residencial, el arma que alegadamente tenía el joven ya se había caído al piso cuando le dispararon. "Lo pueden coger vivo, someterle caso por el arma, por lo que sea pero no, sin piedad ninguna, le dieron cuatro tiros por la espalda”, dijo uno de los vecinos.  

 

 

                  Si es estrictamente necesario utilizar la fuerza, la policía está obligada a hacerlo de            forma:  

                  1. Razonable

                  2. Proporcional  

                  3. Escalonada

 

                  Que un agente del Estado asesine a un ser humano sin adherirse a las leyes y         políticas de uso de fuerza NO es defensa propia. Es ejecución extrajudicial. 

                 

                  Exigimos se presenten cargos criminales a los agentes que abusan de la fuerza. 

 

 

 

#DefensaPropiaOEjecuciónExtrajudicial

#AgitaYTransforma #OjoALaPolicía  



 

 

128497c6-245a-426d-b515-2df10ee5e8ec.jpg